Alimentar a un perro de trabajo o de competición es bastante parecido a poner gasolina en un Formula 1. Nadie se plantea que un Mclaren o un Ferrari puedan obtener el máximo rendimiento con un combustible mediocre o de bajo coste. Así que te damos las cinco claves que deberías tener en cuenta si tienes un perro de trabajo o de competición.

  1. Empezar bien. Si alimentas a tu cachorro con una alimentación de alta calidad, desarrollará mejor sus músculos y su esqueleto, tendrá unas articulaciones más resistentes, y en definitiva, un mejor punto de partida para su crecimiento.
  2. Trabajo, descanso y juego. Un perro de trabajo es habitualmente un perro feliz, pero tiene  que haber un equilibrio entre su tiempo de trabajo, el de descanso y el de juego. Si lo alimentas para que trabaje y no se ejercita ni estimula lo suficiente, puede acabar aburrido.  Asegúrate de que tu perro de trabajo lleve una vida plena y activa, y así contribuirás en gran medida a mejorar su salud y a que viva más años.
  3. Hidratación. Además de garantizar que el perro tenga siempre acceso a agua fresca (y potable, obviamente), puedes humedecer las croquetas con agua templada unos 30 minutos antes de servirlas, y así te asegurarás de que tu perro cuente con la hidratación suficiente.
  4. Combustible: Naturalmente, un perro de trabajo necesita más calorías y nutrientes que las que utiliza una mascota familiar. Alimentar a tu perro con una dieta más densa de energía, diseñada para perros de trabajo, significa que se pueden satisfacer todas sus demandas nutricionales durante la temporada sin tener que suministrarle grandes cantidades de alimento que tardan más en ser digeridas y metabolizadas. Es decir, optimizamos la calidad para no tener que aumentar la cantidad.
  5. Protección: El perro de trabajo está particularmente sujeto a estrés físico debido a las exigencias de su deporte. Cuando el cuerpo está bajo estrés, se liberan radicales libres potencialmente dañinos. Los antioxidantes, si están presentes en la dieta en un volumen suficiente, pueden ayudar a combatir sus efectos. Las dietas con el equilibrio correcto de nutrientes esenciales y niveles razonables de ingredientes suplementarios como ácidos grasos omega-3 y omega-6, suplementos para las articulaciones y minerales son ideales.

Puedes encontrar más información sobre alimentación de perros de trabajo en nuestro blog.

Basado en el articulo escrito por Ness Bird para ardengrange.com “5 things every working and sporting dog owner should know”