¿Cómo hay que cerrar el saco de pienso o la comida húmeda? ¿cuánto tiempo dura la que hemos humedecido? ¿cuánto tiempo dura una lata abierta? ¿se puede congelar?

En este post te damos algunos consejos muy útiles  sobre cómo guardar y conservar la alimentación de nuestra mascota.

Cómo conservar la alimentación seca (pienso)

Una de las grandes ventajas de la alimentación seca es precisamente que conserva todo su valor nutritivo, frescura y sabor durante bastante tiempo, al menos hasta la fecha que se indica en el envase, siempre y cuando se tenga cuidado con su almacenamiento. para ello, sigue las siguientes normas:

1) Mantén los envases sin abrir en un lugar fresco y seco lejos de la condensación, fuentes de humedad, calor directo y luz solar.

2) Guarda los envases sin abrir planos, sobre una superficie nivelada, y lejos de puntas o bordes afiladas  para evitar daños accidentales a las bolsas.

3) Hazte con un recipiente grande para mantener la bolsa abierta de comida seca, y asegúrate de que tiene tapa para aislar de posibles contaminantes y parásitos.

4) Si no guardas el recipiente en un armario, comprueba que la tapa queda bien cerrada. Si tu perro o gato accede a la comida e ingiere una gran cantidad de pienso puede causarle hinchazón abdominal.

5) Cuando abras el paquete, trata de no romper ni desgarrar el lugar en el que consta el lote y la fecha de caducidad, para evitar cualquier problema posterior.

6) Si le sirves la alimentación seca previamente humedecida, recuerda servirle solo la comida que vaya a consumir en ese momento, y retira lo que no haya comido después de media hora, ya que podría atraer moscas o comenzar a fermentar si hace mucho calor.

7) La alimentación seca también puede ser congelada (tendrás que descongelarla antes de usarla) o envasada al vacío.

Estas medidas pueden parecer un poco exageradas si siempre te has limitado a doblar el paquete con una pinza, “y no pasa nada” pero es muy recomendable especialmente en animales sensibles y con alergias, ya que el pienso puede ser un buen sustrato para la acumulación de ácaros.

Por eso, si tu perro o gato tiene alergia a los ácaros o sospechas que pueda tenerla y compras un paquete grande, vierte una cantidad sobre un táper para varios días, y utiliza ese recipiente para servirle la comida diaria. Así evitarás estar todo el día abriendo y cerrando la bolsa.

Cómo conservar la comida enlatada

Nuestra comida húmeda se cocina en la lata, como hacen la mayoría de los fabricantes Premium, por eso te aseguras de que no tiene ningún contaminante a no ser que veas la lata abollada o rota.

Sigue las siguientes pautas para su conservación:

1) Guarda las latas con cuidado para no dañarlas.

2) Mantén los alimentos enlatados en un lugar fresco y seco también porque el calor directo podría estropear tanto el contenido como la textura. La humedad puede causar óxido que si se deja durante algún tiempo puede acabar entrando en la lata.

3) Cuando abras una lata y tu perro o gato no la vaya a consumir en su totalidad, sácala de la lata y guárdala en un recipiente seguro.  Puedes mantenerla hasta setenta y dos horas en la nevera.

4) Nuestros alimentos húmedos pueden incluso congelarse si solo estás usando pequeñas porciones. Te recomendamos que lo congeles ya troceado en porciones, y que descongeles solo lo que va a consumir.