Tenemos muchas preguntas de dueños de perros que están preocupados por los posibles vínculos entre la nutrición y la hiperactividad. Ha habido mucho debate sobre este tema en los últimos años, y como parte de nuestro compromiso con la educación de los dueños de mascotas para que les puedan proporcionar la mejor nutrición posible, hemos ideado esta hoja informativa para ayudar a responder algunas de las preguntas que comúnmente se formulan y para disipar los mitos que circulan ampliamente con respecto a este tema.

Una pregunta relativamente frecuente a nuestros nutricionistas es: “¿Dispone Arden Grange de una dieta baja en proteínas, teniendo en cuenta que la dieta alta en proteínas provoca hiperactividad?”

Primero y ante todo, la verdadera hiperactividad (o hipercinesia como también se le conoce) es una enfermedad relativamente rara en los perros. Los perros que sufren de esta condición por lo general presentan períodos de comportamiento frenético que sólo cesa cuando están demasiado cansados ​​para continuar. Puede ser difícil diferenciar entre un perro afectado por hiperactividad y otro que es simplemente ingobernable.

La hiperactividad en los perros tiene numerosos motivadores potenciales (incluyendo las predisposiciones genéticas de temperamento), y no hay ningún estudio que demuestre que uno de esos factores pueda estar relacionado con los niveles de proteínas en la dieta.

Hay varias razones posibles detrás de las falacias que rodean la proteína y la hiperactividad. Vamos a verlas:

Somos lo que comemos

Algunos dueños notan cambios en el comportamiento de su perro cuando se cambia la dieta. Los seres humanos que consumen dietas bajas en nutrientes tienden a ser letárgicos, a evitar la actividad física, y lo mismo se puede aplicar a nuestros amigos caninos.

Un perro que ha sido alimentado con una dieta de mala calidad puede llegar a ser más enérgico cuando comienza a consumir un súper alimento para mascotas Premium como Arden Grange. Esto es porque las dietas Arden Grange contienen una calidad extremadamente alta de ingredientes digeribles con el fin de proporcionar una nutrición óptima. Por otro lado, los perros activos son mucho más propensos a mantener un peso saludable y esta vitalidad y energía no se debe confundir con la hiperactividad. Los perros inactivos tienen un mayor riesgo de obesidad y otros problemas para la salud asociados, como la diabetes mellitus, enfermedad degenerativa de las articulaciones y problemas circulatorios. ¿No sería mejor compartir paseos con un perro feliz, saludable, con un gusto por la vida que el tiempo en la sala de consulta del veterinario?

Intolerancia a ciertos alimentos

La intolerancia a ciertos alimentos no se debe confundir con una alergia alimentaria. Una verdadera alergia alimentaria es una respuesta inmune a una fuente de proteína, y por lo general se manifiesta en la piel y / o trastornos digestivos.

Aunque las verdaderas alergias a los alimentos son escasas (y de hecho, todos nuestros alimentos son hipoalergénicos), la intolerancia a ciertos ingredientes en un alimento para mascotas puede contribuir a que un perro exhiba un comportamiento de tipo hiperactivo.

La intolerancia alimentaria denota una respuesta anormal a un alimento, que puede resultar de una incapacidad para digerir un ingrediente. De hecho, se ha demostrado la relación entre la presencia de ciertos antioxidantes y conservantes en la comida con dificultades de aprendizaje e hiperactividad en los seres humanos. Por eso, todos los alimentos para mascotas Arden Grange están libres de colorantes y saborizantes artificiales y los conservantes que se utilizan son naturales y totalmente seguros (vitamina E y romero).

La proteína como fuente de energía

Es posible que se haya culpado a la proteína por la hiperactividad con la teoría de que si se consume en exceso, puede ser utilizado como fuente de energía extra. Pero esto no funciona así, este efecto solo se produce al revés, si un animal está en balance de energía cero (es decir, si consume menos energía de la que está gastando, tendrá menos energía). Pero si un animal consume más energía que se gasta, el exceso de proteína se metaboliza en la grasa para el almacenamiento de energía en el cuerpo. Es decir, almacena el resto de energía, no lo emplea en un extra de actividad.

La proteína y su vínculo con la agresividad

Algunos estudios científicos han demostrado vínculos tenues entre altas concentraciones de amoniaco en la sangre y la agresividad. El amoníaco es un producto de desecho que contiene nitrógeno de metabolismo de las proteínas, pero en los animales normales, el sistema urogenital se asegurará de que cualquier residuo se excreta de forma segura desde el cuerpo. Además, los animales alimentados con una proteína digestible de muy alta calidad (como en las dietas Arden Grange), que se metaboliza fácilmente y eficientemente, son menos propensos a tener problemas que los animales alimentados con baja calidad, y con raciones restringidas.

Por el contrario, algunas concentraciones de aminoácidos (por ejemplo, el triptófano), incluso pueden ser útiles en el manejo de perros (junto con la terapia conductual) con dominancia o agresión territorial. Todas las recetas Arden Grange están complementados con triptófano.

La dieta tiene un papel importante que desempeñar en el comportamiento canino. Un perro hambriento puede participar en “conductas antisociales”, tales como la coprofagia (comer heces), o la exhibición de un comportamiento competitivo hacia otros animales que puedan estar presentes en el momento de la alimentación.

Por otro lado, los efectos mecánicos del tiempo y la frecuencia de la alimentación, y los efectos del estómago lleno y del estomago vacío en los niveles del estado de ánimo y la actividad afectan los perros, al igual que a los humanos. Los niveles de glucosa en sangre y la captación de serotonina pueden tener una fuerte influencia en el estado de ánimo y el comportamiento. En algunos casos, la frustración con las circunstancias sociales o medioambientales son confundidos con hiperactividad.

En conclusión, Arden Grange no fabrican una dieta baja en proteínas ya que no existen factores bioquímicos o nutricionales para apoyar esto. La proteína es un nutriente esencial que sirve para numerosas funciones del cuerpo. Las proteínas de la dieta se descomponen para formar aminoácidos que apoyan demandas estructurales y funcionales del cuerpo (incluyendo el crecimiento muscular, la reparación de tejidos y la función inmune).

Muchos propietarios de perros hacen una selección de alimentos para mascotas basando su juicio en el porcentaje de proteína en el envase. En realidad, es cierto que un perro completamente crecido tiene un requerimiento nutricional de proteínas inferior que un cachorro en crecimiento, y nuestras formulaciones tienen esto en cuenta. Pero lo importante no es un porcentaje, sino la cantidad real de proteína en gramos por día que un perro consume.

Verás que en muchos casos, una marca alternativa que muestra un porcentaje de proteína inferior, en realidad dará lugar a una mayor ingesta proteica real ya que la guía de alimentación a menudo recomendará una dieta diaria con mayor cantidad de alimentos. Esto es especialmente cierto en las dietas que tienen una alta proporción de hidratos de carbono (por lo general de trigo o de arroz). Las recetas de Arden Grange han sido creadas para proporcionar la mejor nutrición posible para nuestros amigos caninos y felinos, y no hemos sucumbido a tácticas de marketing que se adapten (de manera aparente) a las tendencias nutricionales actuales del mercado.

Las recetas de Arden Grange son elaboradas de acuerdo con el  Código de Buenas Prácticas para la Elaboración de alimentación segura para mascotas de la European Pet Food Industry (FEDIAF). La necesidad de proteínas de un perro varía según la etapa de la vida, el nivel de salud y la actividad clínica y cada uno de nuestros productos se ha desarrollado cuidadosamente para tomar cada uno de estos factores en cuenta.

Consejos prácticos:

  • Asegúrate de que alimentas a tu perro con la cantidad diaria adecuada para su peso, lo que garantiza que el consumo de energía no exceda de la necesaria.
  • Escoge una receta que sea adecuada para la edad y nivel de actividad de tu perro.
  • Asegúrate de que incluye ingredientes de calidad, y que éstos son de fácil digestión y se metabolizan de manera eficiente.
  • Evita ingredientes que a menudo provocan alergias alimentarias (gluten de trigo, soja, productos lácteos y carne)
  • Evita colorantes artificiales, saborizantes y conservantes
  • Asegúrate de que tu perro lleva una interesante, la vida estimulante evita problemas de comportamiento asociados con la frustración
  • Si tu perro tiene dificultades de comportamiento, consulta a tu veterinario para descartar cualquier posible causa clínica para el problema. Un conductista animal doméstico calificado también será capaz de ofrecerte ayuda constructiva para resolver cualquier problema.

 

Fuente: www.ardengrange.com